Calle 77B # 57-103 Oficina 2203 Centro Empresarial Green Towers, Barranquilla, Colombia
¿¿Cómo escribir una propuesta de valor poderosa y vendedora?

Las empresas trabajan diariamente por mejorar, innovar y hacer que los productos o servicios sean buenos y satisfagan las necesidades de todos los clientes que los compran o adquieren, por eso el día a día es un camino en el que los equipos de una organización descubren cómo hacer para lograr el éxito en su área. En este artículo te enseñaremos cómo escribir una propuesta de valor poderosa y vendedora.

Ponerse en el papel del cliente, conocer todas las necesidades que tienen, de qué manera piensan, qué es lo que en realidad quieren, son preguntas que los equipos se hacen a menudo para lograr un buen resultado para los productos o servicios, y así es como una propuesta de valor se convierte en una pieza fundamental para lograr el éxito.

Pero… exactamente ¿qué es una propuesta de valor?

¡Sencillo! Una propuesta de valor es el conjunto de razones del por qué el cliente o mercado, deberían escoger el producto o servicio que ofreces en tú negocio. Da a conocer los beneficios, las novedades y todas las soluciones que va a proponer. Las propuestas de valor suelen ser el escudo de todas las empresas ante las necesidades de los clientes.

¿Qué me hace diferente de los otros negocios? ¿Cómo escribir una propuesta de valor poderosa y vendedora? Esa es una pregunta que todas las empresas deben realizarse al plantear la propuesta de valor de un producto o servicio, ya que uno de los objetivos claves para el éxito es demostrar en qué se diferencian, qué aspectos tienes para aportar y qué cosas nuevas vas a proponer para solucionar un problema, claro está, teniendo en cuenta las necesidades de todos los clientes y del mercado en general.

Por eso es tan importante conocer tu valor, porque son las bases y las razones por las cuales vas a construir un producto o servicio. Debes tener en cuenta qué tipo de beneficios le vas a brindar a todo aquel que te compre, y qué beneficios tendrás tú al vender dicho producto.

¿Cómo escribo la propuesta de valor de mi producto o servicio?

Primero que todo, debes tener en cuenta que no vas a satisfacer las necesidades de toda una sociedad, ya que los seres humanos pensamos distinto y a varios no les vas a agradar al principio, tal vez porque su poder de ser convencidos es un poco más fuerte que el de otros.

Por eso es mucho mejor iniciar preguntándose ¿qué voy a ofrecer? con un grupo pequeño de personas, definiendo los puntos a desarrollar, y decodificando de manera rigurosa todos los beneficios que vas a ofrecer. La lluvia de ideas juega un papel muy importante en el descubrimiento y desarrollo de nuevas habilidades para hacer de tu propuesta de valor vendedora y poderosa.

Tal vez te interese leerIMPORTANCIA DE LA CREATIVIDAD EN LAS REDES SOCIALES

Descubre el propósito de tu propuesta de valor con las preguntas de Harvard Business School

La escuela de negocios de Harvard señala que una propuesta de valor es establecida como la estrategia que mira hacia el cliente y la demanda del negocio, y que sirve como una conexión entre la empresa y sus clientes.

Para construir la propuesta de valor, HBS plantea el desarrollo de 3 preguntas fundamentales que ayudarán a tu negocio a tener un panorama más claro para construir una propuesta poderosa y vendedora.

  1. ¿A qué clientes vas a servir? Es muy importante que cuentes con un público objetivo, que sepas a qué clase de personas te vas a dirigir. Las edades y el género pueden ser un factor diferenciador entre el éxito de un producto o servicio, ya que las necesidades son distintas según el sexo y el rango de edad de la población.
  2. ¿Qué necesidades vas a satisfacer? Probablemente esta sea la pregunta más importante, ya que en este punto ya debes saber qué beneficios traerás al cliente, por qué razón tu producto o servicio se destacará y qué parte marcará la diferencia y te hará tener un mejor rendimiento en comparación a la competencia. Desarrolla bien este punto, y desglosa absolutamente todas las razones posibles y viables, ya que este apartado es clave para el éxito de lo que tienes por ofrecer.
  3. ¿Qué precio relativo proporcionará un valor aceptable para los clientes y una rentabilidad aceptable para el cliente? ¡No dejes pasar esta pregunta! Es importante que sigas firme en los zapatos de los clientes que posiblemente comprarán tu producto o servicio, ¿comprarías tú lo que vendes? ¿es rentable hacerlo? ¿qué gano yo como cliente al recibir mi producto o servicio?

¿Qué hacer después?

Al responder estas preguntas, ya tendrás tu propuesta de valor formada, sabrás a donde ir con ella y ¿por qué no?, en el proceso te puedes dar cuenta qué aspectos puedes mejorar de ese producto o servicio que quieres poner en venta.

Es importante que, en medio del camino del descubrimiento de tu propuesta de valor, refuerces todos esos temas que aún no te convencen, porque recuerda, siempre debes estar puesto en los zapatos de los clientes, debes pensar como ellos, y si a ti no te convence, entonces a tu público objetivo igual se generarán esas mismas dudas que tú tienes.

Luego de haber completado todo el proceso y reforzado todos los aspectos que aún no tenías claros, entonces la propuesta de valor para un producto o servicio de tu negocio ya está lista, ahora podrás proponerlo a tus clientes y seguir creciendo a partir de las necesidades que continúen surgiendo.

Recuerda, la potencialización de tu negocio es un camino constante, lo mismo ocurre con tu propuesta de valor, debes seguir descubriendo nuevas alternativas para innovar y seguir vigente en el mercado.

Dejar un comentario